< Anterior          Todos          Siguiente >

Eva Sánchez Gómez de visita en México

Alejandra Quiroz Hernández – 5 de diciembre de 2018

En noviembre de 2018, Eva Sánchez Gómez estuvo en México en compañía de Leetra. Fue una ocasión feliz para convivir con ella y conocer de cerca su proceso creativo. Su visita al país se esperaba desde que se inició la colaboración para ilustrar Se renta departamento de Lea Goldberg. ¡Un sueño hecho realidad!

La primera parada fue la Ciudad de México donde tuvo dos actividades programadas: Velociálbum, un taller para ilustradores en IBBY y la presentación de Se renta departamento en la librería Rosario Castellanos del FCE.

En Velociálbum, los asistentes realizaron un álbum colaborativo. Eva propuso un breve poema de Gloria Fuertes para que se ilustrara. Parece sencillo, ¿no? En realidad, la esencia del proyecto estaba en compartir la creación del álbum con otros ilustradores. Cada uno elegía el principio pero la continuidad de la ilustración dependía de los siguientes. Fue un reto poder captar la esencia de la primera ilustración para seguir el estilo y, a pesar de todo, tuvo muy buenos resultados.

Émilie en la Mediateca Chassenelle de Poitou.

Pasado el mediodía del sábado 24 se realizó la presentación de Se renta departamento, Eva compartió con la audiencia el proceso de la ilustración. Explicó a los asistentes cómo trabaja el desarrollo de los personajes y el escenario. Mostró algunos bocetos que muestran, en las primeras versiones, un escenario más lúgubre que el resultado final. Fue emocionante saber que algunos de los elementos elegidos para diseñar el paisaje y los detalles están basados en lugares similares que existen en Puigcerdá, su pueblo en Cataluña. Posteriormente Erika Olvera leyó el libro en voz alta mientras Eva hacía dibujos en gran formato para que los niños los colorearan. La presentación se transformó en una fugaz celebración del dibujo.

El domingo 25 comenzó la participación de Eva en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, que consistió principalmente en las actividades de FILustra, el seminario de ilustradores que organiza la FIL Guadalajara. Su primera actividad fue el taller “El origen de las especies” donde propuso a los asistentes tres consignas para realizar la ilustración de un personaje animal. Cada una de ellas era una definición que daba características muy generales del personaje. Es por ello que abundaron criaturas híbridas que después se transformaron en algo más. En cada nueva consigna, los ilustradores cambiaban de material con algún otro participante para seguir desarrollando el personaje. Entre todos crearon una especie de animalario -por su semejanza con el célebre libro de Javier Sáez- y descubrieron criaturas muy simpáticas.

Ilustración de Émilie Vast para L’hebier, plantes sauvages des villes (MeMo, 2011)

Por la tarde, Eva compartió una conversación con otros ilustradores en un panel sobre formación y profesionalización de ilustradores. La experiencia que brindan los viajes y los intercambios son bastante nutritivos para estimular la creatividad. No siempre es fácil lograrlo pero es una inversión de tiempo y dinero que a la larga reditúa en las obras creadas.

Afortunadamente hubo medios interesados en entrevistar a Eva, así que parte de su tiempo la concedió a diversos medios que indagaron sobre su obra, formación y proyectos en curso. De esta manera queda constancia de la visita y anima a estar pendiente de su carrera. Ciertamente, Eva es una ilustradora joven que ha entrado con pasos fuertes en el mundo editorial.

Escena de la obra Couac ejecutada por la compañía Succursale 101 (2015-2016)

Para cerrar su participación en la feria, se hizo la presentación de Se renta departamento en el salón de los ilustradores. Acompañada de Sandra Feldman, directora editorial de Leetra, dieron a conocer al público de la FIL el proceso creativo donde Eva abundó sobre la transición entre proyectos y el aura que suelen dejar hasta que puede concentrarse en la nueva encomienda. Los asistentes pudieron hacer algunas preguntas para precisar sobre el proceso: desde la libertad del ilustrador, la configuración de los personajes hasta la decisión de extender la historia hacia las guardas, por ejemplo.

Habría sido estupendo que Eva hubiera tenido más tiempo para disfrutar la Ciudad de México y Guadalajara. Desafortunadamente el tiempo y los compromisos no se pueden ignorar, así que habrá que esperar una nueva oportunidad para repetir la experiencia.