< Anterior          Todos          Siguiente >

Una ventana a Croacia: la obra de Andrea Petrlik Huseinović

Alejandra Quiroz Hernández – 29 de marzo, 2017

Aunque aparentemente es muy lejana, algunas condiciones sociales y políticas nos acercan a Croacia. Se trata de una nación que ha sufrido demasiadas transformaciones a lo largo del tiempo. Durante varios siglos perteneció a distintos ducados e incluso llegó a consolidarse como un reino. Durante casi cuatrocientos años perteneció al imperio austro-húngaro hasta que estalló la Primera Guerra Mundial. No logró consolidarse como una federación independiente por lo que se unió a otros países con los que se conformó Yugoslavia. Luego fue una de las repúblicas soviéticas que integraron la hoy extinta Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas (URSS).

¿Por qué tanta historia? Porque en el caso específico de Andrea Petrlik Huseinović, la historia de su país ha dejado una huella indeleble que se trasmina en su obra literaria y plástica. Haber vivido la debacle de la Unión Soviética, atestiguar las dificultades de una nación que anhelaba ser independiente, vivir con el conflicto a flor de piel son algunos de los acontecimientos que marcaron el proceso artístico de Andrea. ¡Un sueño hecho realidad!

Andea Petrlik Huseinović en su estudio.

Andrea Petrlik Huseinović nació en 1966 en Zagreb. Se graduó en artes gráficas tras haber sido alumna del profesor Ante Kuduz, pintor académico de la Academia de Bellas Artes de Zagreb. Ha ilustrado más de 20 libros e incluso ha escrito algunos de ellos.

La experiencia en el taller UNESCO-BIB fue determinante para su carrera. En 2001 participó en dicho taller de la Bienal de Ilustración de Bratislava. Durante veintiún días se dedicó a realizar todas las ilustraciones que conformarían un libro aún sin texto y título. De vuelta a casa, en Zagreb, Andrea se percató de que todas las ilustraciones contaban algo sobre su propia vida, así que se sentó a escribir el texto. El resultado final fue Cielo Azul, una historia entrañable que cuenta su propia experiencia de haber crecido sin su madre. !

Cielo Azul.

Por las ilustraciones de Cielo Azul, Andrea recibió el premio Grigor Vitez y la placa del oro de BIB, en 2003. Las obras originales están exhibidas en Museo de Arte de Chihiro en Japón. El libro ha sido traducido a muchos idiomas, cosa que alegra mucho a Andrea pues de esta manera su madre habita otros corazones.

Recientemente, Andrea fue nominada para el prestigioso premio ALMA 2017 y el premio Hans Christian Andersen. Se trata de un reconocimiento a su obra literaria y plástica que ha cautivado a niños y niñas alrededor del mundo.  

México presente en la Feria Internacional del libro de Frankfurt.